Las cortinas rojas de La Escocesa

(Read in english below)

La Escocesa de Poble Nou (Barcelona) es un lugar mágico. No es necesario ser artista ni joven para querer ser, por un momento, uno de los inquilinos de los talleres del centro La Escocesa: una antigua fábrica de dos alturas con escaleras de aluminio y paredes resquebrajadas que enseñan sus grietas sin vergüenza. En el interior, un laberinto de pasillos, con habitaciones a diestro y siniestro escondidas por cortinas rojas que hacen de puertas de los talleres. De vez en cuando La Escocesa celebra sus jornadas de puertas abiertas y se preparan para recibir visitas de curiosos. Los artistas te permiten entrar al espacio donde pasan las horas más intensas del proceso de creación. Diego Mallo, Mike Swaney, Mina Hamada, Idoia Montón son algunos de los que tienen su vida escondida allí. Al entrar en el taller de cualquiera de ellos te recorre la sensación de estar violando un lugar privado. Hay botes de pintura al lado de cafeteras y de cepillos de dientes. Pero las paredes están forradas de arte: cuadros, esculturas, grafitis, fotografías y dibujos. Y al fondo de la habitación, el autor, pequeño, la persona que te sonríe y te invita a entrar en su santuario con un tímido movimiento de cabeza. Son personas que se presentan a través de sus obras. Son artistas que hablan sólo a través de su trabajo. Que te muestran sus obras orgullosos y te permiten acceder a ellas desde el lugar dónde se han creado, su laboratorio, detrás de las cortinas rojas. Si vives en Barcelona, estáte atento a los días de “Taller Oberts” de La Escocesa y déjate llevar por su magia.

Mina_hamada  Mina Hamada

96_buenafuente Mike Swaney

diego_mallo_untitled.jpg.5000x620_q90Diego Mallo

The red courtains of La Escocesa

La Escocesa, in Poble Nou (Barcelona) is a magical place. You don’t need to be an artist or to be young to want to be, for a moment, one of the tenants of the center; an old two-storey factory with aluminum ladders and cracked walls . Inside, a maze of corridors, with rooms right and left hidden by red curtains as a doors. Occasionally La Escocesa celebrates their Atelier-open-day and receives visits from curious. The artists allow you to enter the space where they spend the most intenses hours of the creation process. Diego Mallo, Mike Swaney, Mina Hamada, Idoia Montón, are some of those artists behind the curtains. On entering the rooms you feel you’reviolating a private place. There are pots of paint next to coffee cups and toothbrushes. But the walls are covered with art: paintings, sculptures, graffities, photographs and drawings. And somwhere in the room, the author, the person who smiles and invites you to enter her sanctuary with a shy nod. These are people who are presented through his works. They are artists who speak only through their artwork. They let you access to a place where they have been creating their artwork, his lab, behind the red curtains. If you live in Barcelona, be aware of “Talelr Oberts” of La Escocesa and introduce yourself in the magic.

Advertisements